logo escs

Teléfonos

(+54) (2284) 426382 / 430744

Lunes - Viernes

07:30 a 20:00 Hs.
Promoción de la Salud y Prevención de las Enfermedades entre los Trabajadores Rurales
Extensión
2011 - SPU - Voluntariado Universitario
2016 - Compromiso Social Universitario
2015 - 4° Convocatoria de Extensión - UNICEN
Escuela Superior de Ciencias de la Salud
Promoción de la salud
En el marco de las transformaciones acaecidas en las últimas décadas del siglo XX con la aguda implementación de políticas neoliberales, el contexto socio-territorial fue marcado por profundos cambios estructurales económicos, con especial repercusión en el interior del territorio bonaerense. Estos cambios han transformado en la magnitud, composición, localización, tipo de tareas y pautas de comportamiento de la fuerza laboral agropecuaria, lo cual ha aumentado aún más la brecha de los trabajadores rurales al acceso a servicios básicos del Estado como es la Salud. Los riesgos para la Salud de los trabajadores rurales son mayores, mientras que el acceso de esta población a los servicios de salud es sustancialmente menor.
La Universidad Pública no puede estar ajena a este hecho y debe arbitrar las medidas para lograr la equidad. La UNICEN tiene dentro de su área de influencia la mayor población rural de la provincia y se encuentra además altamente capacitada para aportar soluciones a los problemas de los peones de campo, ya que durante el presente año 2011 tendrá la primer camada de egresados de la carrera de medicina, quienes junto a los ya experimentados egresados y alumnos de enfermería han sido formados en Comunidad desde sus primeros días de clase. Estos jóvenes profesionales han aprendido de la Comunidad mucho de lo que hoy saben. Resulta racional entonces que sea ella (y en especial aquella más postergada como es la comunidad rural) la destinataria de sus saberes.
Si bien existe una oferta de Servicios de Salud instalada en el centro de la provincia de Buenos Aires, la realidad muestra que durante décadas ésta no ha sido utilizada por el trabajador rural. Existen datos concretos pues de la subutilización del sistema. La población de campo solo acude a los Servicios de Salud en una situación de urgencia o bien cuando una patología se encuentra extremadamente avanzada. Inútil sería entonces seguir sumando postas sanitarias o centros de salud sub-urbanos, si no serán utilizados por estos usuarios. Resulta necesario cambiar entonces de paradigma: en vez de pensar que los individuos se trasladen hasta el sistema de salud cada vez que una enfermedad lo requiera, trasladar el sistema de salud hasta los usuarios (trabajadores rurales) para cuidar de su salud y prevenir dichas enfermedades.
La estrategia propuesta es crear un sistema de cuidado de la salud de los trabajadores rurales formado por un grupo de jóvenes profesionales de la salud integrados por egresados universitarios medicina y enfermería que en su practica final obligatoria se trasladarán junto a un grupo de docentes, hasta los establecimientos rurales del centro de la provincia de Bs. As. Allí, en colaboración con la O. Social rural ISSARA realizarán un control de salud (clínico y de laboratorio) de los trabajadores rurales permanentes y temporarios que allí se encuentren, para seguir luego en otro establecimiento similar; y así siguiendo hasta cumplimentar el listado de los emprendimientos agrícolas ubicados en la región. Se brindará en este proceso, recomendaciones para realizar las labores rurales en forma segura, capacitación sobre el cuidado de la salud, atención básica de las enfermedades que se detecten, y si amerita, una derivación al Centro asistencial de segundo nivel.
Los trabajadores rurales dependientes, por ser el eslabón más débil de la cadena del trabajo rural, son los que sufren las mayores consecuencias de las fluctuaciones económicas y de los cambios en el desempeño laboral, casi nunca favorables a su condición como tales, a diferencia del grueso de los otros sectores, que en los últimos años se han visto beneficiados económicamente. En la actualidad, la fuerte polarización de ingresos que media entre los trabajadores y sus empleadores -productores agropecuarios- con respecto a los beneficios extraordinarios provenientes de las exportaciones de cereales y carnes, resulta una clara muestra de lo expresado.
Las características de la estructura familiar del trabajador rural, son sumamente distintivas de la conformación de familias urbanas. Si bien el jefe de familia rural está empleado generalmente de manera permanente y constituye el único sostén de hogar; su mujer e hijos también realizan tareas pero de manera no formal en el mismo medio. Las características educacionales, muestran un bajo nivel de instrucción, sobre todo de los jefes de familia temporarios, con un nivel de escolarización que en la mayoría de los casos no completa el nivel primario. En cambio, muchos de los trabajadores permanentes han logrado ingresar y frecuentemente concluir dicho nivel educativo y algunos casos iniciar el nivel secundario. Los hijos de estos trabajadores, en cambio, suelen beneficiarse con acceso a la educación de nivel medio generalmente relacionada con la especialidad agro-técnica en colegios de la zona.
El incremento relativo de la mano de obra calificada va de la mano de los avances tecnológicos. Esta es generalmente temporaria, constituida mayormente por operarios temporarios que usualmente retornan a área urbana luego de efectuar sus labores.
En lo referente a la situación habitacional, los trabajadores viven en el propio campo, residen en una vivienda aparte a la del patrón y además, en algunos casos, cuentan con vivienda propia en el pueblo.
Con respecto a la carga laboral en las tareas rurales, se observa que los trabajadores permanentes gozan de una relativa estabilidad laboral y en algunos casos reciben, aparte del sueldo básico, algún tipo de incentivo o premio a la producción, el cual es percibido al finalizar la cosecha o bien a fin de año. Según la época, trabajan un promedio de 8 a 10 horas diarias. Por oro lado, los trabajadores temporarios no calificados atraviesan una situación de absoluta precariedad laboral, desempeñando tareas a destajo que apenas logran cubrir sus necesidades básicas. El período de mayor trabajo es de tres a cuatro meses (abril, mayo, junio y diciembre), pudiendo extenderse hasta siete meses como máximo. El resto del año sólo consiguen empleo durante 1 o 2 días por semana, poniendo en evidencia una crítica situación económica.
Esta particularidad en la forma de vida y desarrollo de tareas que desempeña un trabajador rural, hace que posea riesgos distintivos para su salud.
Trabajadores rurales permanentes y temporarios que se encuentren cumpliendo tareas en alguno de los establecimientos agrícola-ganaderos del centro de la provincia de Buenos Aires durante el año 2011.
Adultos
70000
Buenos Aires
Rural
• Contribuir a mejorar la salud de los trabajadores rurales bonaerenses. • Comprometer a la Universidad Pública Nacional en la búsqueda de soluciones para resolver los problemas de la Comunidad a la cual pertenece.
12 Meses
30,000.00